Mostrando entradas con la etiqueta Poesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poesía. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Menta poleo



Ella pisa la hierba con los pies descalzos,
se peina con los dedos,
acaricia una bola de cristal.

No siente interés alguno por mi persona.
Es algo que suele ocurrir.

Deambula sonámbula por el pasillo,
habla lenguas muertas,
se compra animales exóticos por Internet.
Me la presentó una amiga hace dos años.
Por entonces la creía camaleónica,
charlábamos largas horas por teléfono,
parecía de otra especie, a mi
me causaba sensación.

Cada vez me gusta menos la gente.
La gente como ella, la gente
más interesante que yo.
Te pisa el corazón con los pies descalzos.
Es algo que suele ocurrir.


miércoles, 8 de abril de 2015

Kraken


Uno de los poemas que forma parte de mi poemario La canción del bardo, ganador de la XIX Edición del concurso Facultad de la Universidad de Jaén, primer premio.

(http://www10.ujaen.es/sites/default/files/users/fachum/PREMIIADOS.pdf)


Las ratas corren por cubierta
entre los pies descalzos de los marineros,
los marineros se golpean e imploran
que algún dios regrese a la vida,
la vida abandona al capitán,
al capitán que sin abandonar el timón observa
cómo los cantos de sirena se cumplen,
cómo el mar se derrama,
cómo el mar es un ser mortal
que tampoco alcanza el horizonte.
Nuestros horizontes no son de esta tierra.
La tierra no es redonda.





domingo, 25 de enero de 2015

Verde oscuro


Las balsas se deslizaban lentas y silenciosas,
a dos pasos del infierno
el chico traía los pantalones rotos.
El chico
había comido la fruta en mal estado,
"si esta laguna es el amor"
no siguió contando primaveras,
"esta era mi balsa
cuando las piernas de la luna
y la flor blanca de sus muslos en Varsovia",
recordaba,
se cubría el rostro,
crecía
una flor
triste en sus ojeras.


miércoles, 21 de enero de 2015

Celesta


El mar. ¿Sabes por qué creo que tiene tanto encanto? Porque no tiene fin. No se parece a la vida. Le decía a Carmen ¿me compras un barco? Me sigo poniendo la bufanda de Carmen porque no tengo otra. Qué difícil es romper el cordón umbilical con el amor, deshacerse de su peso. El amor es un muerto. Carmen me cantaba canciones indies con la guitarra en su dormitorio y después no me hacía el amor. Veíamos una peli de Woody Allen, me miraba fijamente a los ojos, me besaba en la mejilla, y para despedirnos, en los labios. Sentía algo muy fuerte y sentía Carmen. Sentía su nombre y nunca se ha dado cuenta. Carmen me cantaba canciones indies y me hablaba sobre la poesía que le sobraba. Carmen era un ser mitológico. Carmen era el ser mitológico que le devoraba el hígado a ese otro ser cada vez que amanecía, que sembraba el daño sobre el dolor. Joder cómo me enamoré de Carmen. Yo cantaba canciones con la palabra Carmen por la mañana, incluso cantaba las canciones que Carmen me cantaba, creo, desde la propia Carmen y me creía su guitarra. Yo me enamoré de Carmen. Carmen me cantaba. Carmen me cantaba sus poemas mientras le vencían los miedos y me decía te quiero sin sentirlo, Bego, quédate conmigo para siempre, te quiero Bego, te quiero y yo, todavía, te quiero tanto, Carmen. Pero no, Carmen. Ya no más. Si Carmen hubiera sido tan perfecta como el mar, si Carmen no hubiera tenido fin. No me habla, no me habla y lloro y lloro y lloro y Carmen y lloro y lloro y no me habla y Carmen, ya, no te escribo nunca y tu nombre y mi vida y el mar que creía que también se llamaba Carmen. Alguien que me lo haga como ella, que me hable como ella, con su cuello, con su cuerpo, con sus ojos, con su sexo húmedo, con su nombre, con su espera, con su ella como ella, que me enamore así, como ella, así, ASÍ y que me cante y que me bese y que me diga Bego, quédate, pero ya no Carmen y ya quién sabe, y ya, Carmen, ya, no te escribo.  




miércoles, 17 de diciembre de 2014

Diez de la mañana


Hay un hombre
que habla del amor en el metro,
a su lado
una chica dibuja aves en el bloc.
Nunca el tiempo
pasa más despacio que siempre,
hay un hombre en el metro
que lo sabe bien.
Una chica fue antes ave,
dibuja su juventud.
Nunca las aves
pasan tan despacio.
En el metro hay un hombre, nunca el tiempo
es una joven
ni habla del amor.


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Jazz


Vigilo la inquietud de los peatones.
Demasiadas chicas con faldas oscuras
atraviesan el paso de cebra.
Los ojos blancos de un seiscientos
me parten el alma,
enciendo un cigarro,
quisiera confesarte la mitología de la lluvia,
pienso
qué harías conmigo si supieras que
a pesar de todo, esta noche,
hace demasiado dolor debajo de mi paraguas.

A pesar de todo atraviesan el paso de cebra.
La inquietud de los peatones,
de los sintecho,
de los niños que juegan a ser viejos
y de las putas
chicas con faldas idénticas a la tuya,
demasiadas chicas extrañas
debajo de mi paraguas
y ninguna parece conocerme
tan poco como tú.


viernes, 10 de octubre de 2014

Serie B


Ahora no va a quedarnos el amor,
nos basta un silencio que ladra.
Se aparea con los perros,
se mea en los árboles,
me muerde los pies y se come las sobras
de lo poco que me queda de ti.
El silencio, comprendes ya, es un ser vivo.
Siempre ha sido así
y todavía no te has dado cuenta.


martes, 7 de octubre de 2014

Me llamo no


He inventado un pájaro que vuela.
No es un avión, más bien el globo
que se le escapa a un árbol niño.
No habla pero canta,
puede hacer nido en los ojos de una muchacha desnuda
cansada de llorar sobre sus espejos rotos.
He inventado un pájaro que vuela.
A alguien le ha dado tanta envidia
que lo ha encerrado en una jaula.
He inventado, triste, la muerte en vida.
Pero para mi desgracia
ya la habías inventado tú.


miércoles, 17 de septiembre de 2014

Dos luces


Yo no pienso que esto sea un poema.
Un poema dice:
las flores son del color de tus labios
o creo que me he enamorado de ti.
Aquí pone:
fuiste tan inteligente de no permanecer a mi lado
y me he cansado de dibujarte desnuda.
Como si el poema
fueras tú.


martes, 26 de agosto de 2014

Nerja III


El horizonte es un faquir
que camina descalzo sobre el mar.
Ya puedo escribir poemas
sobre la metástasis de la poesía en el mediterráneo.
Me he cansado de escribir sobre la soledad.
La soledad es un barco.
De metal.
Se hunde.
La soledad es un barco
y yo viajo en primera clase.



lunes, 18 de agosto de 2014

Aseo


Me miré al espejo y encontré un náufrago.
Dejé caer el cepillo de dientes.
Definitivamente, yo,
era una isla desierta.


miércoles, 30 de julio de 2014

Rus


No hay alcohol en la nevera para pasar la noche en el salón.
En los tiempos del pub de Chuli
había diamantes de hielo en las copas de Four Roses
y creía en una vida a tu lado.
Por lo que ya sabes
desde entonces veo el tarot en el canal dieciséis
para convencerme de que, tampoco,
al resto de seres humanos les dicen la verdad.


jueves, 24 de julio de 2014

Mes de julio


Nadie va a venir a mi habitación
a pedirme perdón por haberme traído al mundo.
A menudo dialogo con desconocidos en mi cabeza
y también les hago daño.
No me queda esperanza.
Un mosquito se golpea, repetidamente,
contra la bombilla del flexo y me acuerdo de la belleza,
pero ya existe
demasiada poesía para pedir auxilio.


jueves, 19 de junio de 2014

Quería ver el mar contigo


Ahora que quería ver el mar contigo,
el mar se seca.
Algunos peces aún aletean sobre la arena del fondo,
un submarinista regresa a pie
y el cadáver de un barco velero
nunca atravesará el horizonte.
Ahora que quería ver el mar contigo,
que me dabas otra oportunidad
para abandonar mi cuerpo,
el mar se seca
y te vas de mi lado.