miércoles, 10 de diciembre de 2014

Jazz


Vigilo la inquietud de los peatones.
Demasiadas chicas con faldas oscuras
atraviesan el paso de cebra.
Los ojos blancos de un seiscientos
me parten el alma,
enciendo un cigarro,
quisiera confesarte la mitología de la lluvia,
pienso
qué harías conmigo si supieras que
a pesar de todo, esta noche,
hace demasiado dolor debajo de mi paraguas.

A pesar de todo atraviesan el paso de cebra.
La inquietud de los peatones,
de los sintecho,
de los niños que juegan a ser viejos
y de las putas
chicas con faldas idénticas a la tuya,
demasiadas chicas extrañas
debajo de mi paraguas
y ninguna parece conocerme
tan poco como tú.


2 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho :-)
    Un saludo de tu compi de los viernes por la mañana

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado como lo has enfocado.

    Bonita poesía ;)

    ResponderEliminar