jueves, 24 de julio de 2014

Mes de julio


Nadie va a venir a mi habitación
a pedirme perdón por haberme traído al mundo.
A menudo dialogo con desconocidos en mi cabeza
y también les hago daño.
No me queda esperanza.
Un mosquito se golpea, repetidamente,
contra la bombilla del flexo y me acuerdo de la belleza,
pero ya existe
demasiada poesía para pedir auxilio.


2 comentarios :

  1. Nunca es demasiada la poesía en un mundo donde legiones de mosquitos se golpean la cabeza repetidamente y a diario contra el mismo flexo.Nunca.

    Saludos.

    ResponderEliminar